16 de junio de 2024

Los bancos ya venden nuevamente el "dolar ahorro" por home banking

Los bancos volvieron hoy a vender dólares a través del homebanking y aplicaciones móviles, luego de trabajar el fin de semana en alistar sus sistemas operativos y cumplir con las normas que estableció el Banco Central (BCRA) para la compra de "dólar ahorro".

El jueves último, a través de la Comunicación B12071, el BCRA informó a los bancos que podrán comprobar contra su base de datos si un cliente está impedido de comprar dólares por no contar con ingresos legítimos o recibir algún tipo de subsidio o beneficio del Estado, entre otros requisitos.

De esta forma, las entidades financieras podrán vender en forma automática dólares a quienes puedan hacerlo sin tener que consultar individualmente cada caso en la página web de Anses.

La compra de divisas ya fue habilitada por un primer grupo de bancos el viernes (BBVA, Santander, Itaú, Galicia y HSBC), pero será seguramente completada por el resto de las entidades desde mañana, según confirmaron a Télam fuentes de distintos bancos.

Ese mismo día también se rehabilitó en todos los bancos la transferencia de moneda extranjera entre cuentas, luego de que el Central habilitara cursarlas sin necesidad de validación previa.

Ambas operatorias habían estado frenadas desde el 16 de septiembre cuando, tras el anuncio de las nuevas regulaciones para acceder al mercado de divisas, los bancos aseguraron que es era imposible realizar la operación por no contar con la base de datos de los titulares de un subsidio o plan del Estado.

Las nuevas restricciones de compra de moneda extranjera incluyen a beneficiarios de IFE, AUH y el resto de los planes sociales, así como a quienes no tengan ingresos declarados y a los cotitulares de cuentas en moneda extranjera.

También a quienes hayan refinanciado cuotas de créditos personales y prendarios, cuotas de créditos hipotecarios, el saldo de la tarjeta de crédito a 12 meses o sean deudores de créditos hipotecarios UVA.

Además se impuso que la compra de dólar oficial tenga una percepción de 35% sobre el impuesto a las Ganancias o Bienes Personales, que se suma al recargo del 30% del impuesto PAÍS que se aplican sobre el precio de venta oficial de la divisa.

Cuanto cotiza cada banco la divisa

En el Banco Macro cada dólar al público se paga a $80,50, que se hace efectivo a 132,83 pesos. Por el cupo de USD 200 hay que desembolsar 26.565 pesos. En el Banco Santander la cotización es de $80, lo que luego de impuestos significa un costo de $132 por dólar y el cupo mensual íntegro alcanza los 26.400 pesos.

Entre los bancos que más operaciones concentran, la cotización más barata está en la banca pública. En el Banco Ciudad, a $79, con impuesto país llega a $131,18 y el costo total a 26.235 pesos. En el Banco Nación, con un dólar al público de $79,70 para la venta a clientes, el valor efectivo es de $131,51, que redunda en unos $26.301 por el cupo mensual de 200 dólares.

Plataformas como InvertirOnline.com permiten acceder a precios más bajos. A $78,10 para la venta, el billete verde se transa a $128,87, que totalizan los $25.773 por el cupo completo.

Las casas de cambio, por otra parte, son las que permiten algún ahorro significativo. Cambios Online, a modo de ejemplo, sostenía este viernes una cotización de $77,70, lo que lleva a la cotización al público a $128,21, con un costo por el cupo total de 25.641 pesos. Se trata, sin embargo, de entidades que requieren el uso de cuentas bancarias para operar.

Con la doble imposición para el llamado dólar “solidario”, “turista” o “ahorro”, el Gobierno logró el impensado objetivo de acercar esta cotización formal con las alternativas que no son alcanzadas por las duras restricciones.

Una menor brecha entre el dólar paralelo, a $144 para la venta, y el minorista, retrajo la oferta en la plaza marginal. En las “cuevas” están tomando la divisa a $139, con lo que las operaciones del “puré” -comprar oficial y vender en el informal- dejan una ganancia exigua de $1.390 cada USD 200, que no justifica correr el riesgo de desprenderse de las divisas en un contexto devaluatorio.