Pronóstico de Tutiempo.net

Dólar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}
Uruguayo ${urug_c} / ${urug_v}

Larreta acepta la primaria con Lousteau pero pide que entre pagando derecho de piso

Horacio Rodríguez Larreta se convenció de competir en una primaria con Martín Lousteau en 2019, pero quiere que su rival llegue totalmente desplumado y sin espacios de poder en la Ciudad.

Mauricio Macri quiere imponer a toda costa la entrada de Lousteau en Cambiemos que se traducirá en una interna por la jefatura de gobierno en 2019. La excusa es que esto permitirá que “sume” más votos hacia arriba, es decir hacia la propia candidatura de Macri por otro período presidencial. Aunque en rigor, el objetivo real parece ser forzar a Larreta a sentarse a una mesa de negociación, similar a la que se produjo el último jueves en el country Cumelén de Villa La Angostura.

El propio jefe de gobierno está ahora de acuerdo en competir con el economista, pero quiere bajarlo de categoría. Si los 15 puntos que sacó Lousteau en 2017 lo ubican en el peso welter, Larreta quiere que llegue a 2019 en el peso mosca.

Para eso, desde el día después de las elecciones en las que Elisa Carrió superó al economista por 40 puntos, Larreta apretó las clavijas y comenzó a echar a todos los funcionarios que el ex embajador en Washington había colocado en el gobierno antes de partir a EEUU en 2015.

El primero en caer fue Federico Saravia expulsado de la presidencia del CESBA. Más tarde le tocó el turno a Luis Cabillón quien tuvo que dejar su sillón en la Corporación Buenos Aires Sur.

Además despojó al bloque de Lousteau de la Vicepresidencia 3° de la Legislatura que le correspondía por tener seis legisladores. Para hacer más grande la humillación el jefe de Gobierno eligió a dedo al Roy Cortina, el interlocutor preferido del oficialismo, pesar de que el socialismo tiene solamente dos diputados.

Otro factor clave en Cambiemos para tener a Lousteau a raya es Carrió. Lilita no lo quiere porque cree que el ex embajador la castigó de más en la última campaña electoral. Además cuestiona el acuerdo en el radicalismo porteño en el que participaron Daniel Angelici, Enrique “Coti” Nosiglia y Emiliano Yacobitti. Los últimos dos son los principales sostenes de Lousteau.

Larreta, que se convirtió en el contenedor de Carrió en Cambiemos, tiene que lidiar con esa pésima relación.

Lousteau está de vacaciones y nadie lo llamó para negociar, según confirmaron desde su entorno. Esto confirma que Macri y Larreta son quienes quieren definir el destino del ex embajador, como si fueran sus jefes.

2018-01-15T14:17:49+00:00 enero 15th, 2018|Ciudad, Política|