Pronóstico de Tutiempo.net

Dólar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}
Uruguayo ${urug_c} / ${urug_v}

No voy en tren, no voy en bondi, no voy en avión

El pasado domingo 1° de abril las tarifas de colectivo aumentaron un 12% para la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense y la de trenes 9%, la pregunta que todos nos hacemos es si ese aumento redunda en una mejora del servicio. A simple vista, parecería que no, veamos por qué.

 Por Camila Rocío García

 En el 2015 nos reímos con el SUBTRENMETROCLETA que anunció el actual Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta durante la campaña electoral del 2015. Hoy ese nombre  gracioso, fruto de múltiples memes y bromas, se convirtió en un llamado a licitación para la construcción de la primera fase de la Red de Expresos Regionales (RER), una megaobra que incluirá  la construcción de varias estaciones subterráneas que funcionarán de nodos que conectarán las terminales de trenes, colectivos y metrobús con las redes de subterráneo.

Ahora bien, si bien es un paso importante la centralización del transporte en nodos de conexión, esto no resuelve una cuestión esencial: la gestión integral que debe realizar el Gobierno de la Ciudad para unificar correctamente todos los medios de transporte de una forma útil y armónica que facilite el traslado de los 13 millones de pasajeros que viajan diariamente en distintos medios de transporte por toda el área del AMBA.

Cuando hablamos de gestión integral debemos referirnos a la gestión y organización de los estacionamientos de autos particulares, las bicisendas, los recorridos de los colectivos, los parquímetros y el sistema de combis que vienen de diversos lugares del conurbano. Sin una integración de los recorridos de estos medios de transporte es imposible lograr un sistema de transporte acorde a las necesidades de una ciudad en la que se mueve por día 13 millones de personas entre la ciudad y sus alrededores.

Hasta ahora lo único que percibimos en un constante aumento de un transporte deficitario en torno a las necesidades de una megaciudad como lo es Buenos Aires. En un intento por desentrañar el mito de la realidad veamos qué se hizo en la ciudad con respecto al transporte:

¿SUBE o baja?

El pasado domingo comenzó a regir el nuevo cuadro tarifario para el transporte de colectivo y trenes. La regla es que cuánto más transportes tomás para ir hacia algún lugar, menos se paga.

Según un informe del Centro de Estudios Metropolitanos (CEM) que depende de la UMET, la UNAJ  y la Universidad Nacional de Hurlingham; realizó una encuesta en la que les preguntaron a los usuarios del transporte público si a partir de la modificación del precio del transporte consideraba que pagaba menos que antes, un 52% de los encuestados afirmó que su situación económica frente a los aumentos ha empeorado; mientras que solo un 10% consideró que paga menos que antes.  Hay además un 12% que consideró al sistema de transporte un gasto imposible de afrontar según sus ingresos.

Estacionamientos

En la Ciudad de Buenos Aires el Gobierno porteño cuenta con 42 playas de estacionamiento concesionadas a diferentes empresas.  La construcción y administración de estas playas fue concedida a Empresas privadas que se vieron beneficiadas por concesiones a largo plazo y cánones muy bajos que en 30 de los 42 casos se encuentran vencidos y por tanto operando de manera ilegal.

Las construcciones previstas de 28 nuevas playas de estacionamiento tampoco se realizaron aunque si fueron, en muchos casos, adjudicadas a empresas privadas por un plazo de 30 años sin que se sepa el monto de las concesiones.

Por último mencionar que el costo tarifario de la explotación y su posterior reajuste queda a criterio de los concesionarios.

Viajar sobre ruedas

Según Vialidad Nacional, entre 1998 y 2013 la cantidad de vehículos que llega a la Ciudad pasó de 650 mil a 1 millón 316 mil. A estas cifras hay que agregarle que el parque automotor en CABA es de casi un millón y medio de autos. Esta situación en ningún momento fue acompañada por verdaderas políticas de desincentivo al uso del auto. El transporte del AMBA en este sentido continúa siendo deficitario para las necesidades de los pasajeros y por ende vivimos en una ciudad colapsada plagada con soluciones a corto plazo que poco contribuyen a un verdadero ordenamiento del tránsito.

Viajar en colectivo también es otro dolor de cabeza, los recorridos no se encuentran bien integrados o unificados entonces tenemos transportes que realizan iguales recorridos que los trenes o los subtes. Eso sin mencionar que los recorridos de los metrobuses si bien agilizan el traslado, en muchos casos se convierten en recorridos improvisados que causan un caos vehicular permanente. En CABA hay 91 empresas que operan 138 líneas y transportan aproximadamente 1 millón 700 mil pasajeros, el bondi para muchos es el único medio de transporte en áreas del conurbano y numerosas áreas poco anexadas de la Ciudad.

Sabemos que el subte es el mejor medio de transporte en las ciudades, no contamina, no causa caos vehicular, acorta los tiempos de traslado, pero con sus escasos 60,8 km no alcanza a cubrir la demanda de transporte de los pasajeros.

Si unimos todo…

En el AMBA se viaja mucho y se viaja mal. Somos 13 millones de pasajeros en constante movimiento. El crecimiento de la cantidad de gente, no fue acompañado de políticas integrales de transporte público. Por eso hoy estamos presos de un sistema de transporte que ante problemáticas urgentes toma decisiones a corto plazo que parecen emparchar conflictos de fondo que no resuelven la necesidad de viajar bien.

Hoy por hoy el gran desafío es lograr no solo la integralidad del sistema sino además la construcción de una red interjurisdiccional de transporte en conjunto con Nación, Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires. Debemos ser conscientes que el 47.8% de los puestos de trabajo de la Ciudad son ocupados por residentes del conurbano bonaerenses y los trabajadores merecen un buen sistema de transporte accesible bajo condiciones humanas.

Además resulta extraño que no se planifique un proyecto integral de transporte existiendo una connivencia política a nivel interjurisdiccional, ya que los tres estadíos de Gobierno (Ciudad, Nación y Provincia de Buenos Aires) están dirigidos por el PRO.

En el mientras tanto hay que conformarse con un transporte caro que no redunda en la verdadera transformación que se necesita de un servicio que debería ser público y tender a la gratuidad. Lejos de eso estamos hoy.

2018-04-12T13:24:45+00:00 abril 11th, 2018|Ciudad, Política|